Esa vocecilla…

Aunque marcaba agua para toda la tarde y para todo el día de mañana, no ha caído ni gota. Y es una lástima, porque M. está realmente cansado (el trabajo que está haciendo es físico y pesado) y si llueve, no van a trabajar. Nos vendría muy bien, puesto que, ¡sorpresa!, el martes que viene por la tarde tenemos la mudanza. Sí, ya sé que mañana es viernes, pero es que antes de la mudanza tenemos que montar el armario de la habitación y otro en la cocina, ya que si no lo hacemos, no podemos meter ni montar la cama. Parece que truena, pero ni rastro del agua.

Hoy el día ha sido un poco más descansado. Lo necesitábamos todos, mis padres también (nos están ayudando muchísimo, sobre todo a limpiar). Esta mañana he ido con mi padre al Lidl a por una máquina de coser para mi madre y a por una plancha para M. y para mí. La verdad es que ha sido bastante surrealista: hemos llegado 10 minutos antes de que abrieran y había cola. Si, cola, como cuando vas a comprar pescado. La señora más madrugadora ha colocado su carro estratégicamente delante de la puerta, para que nadie puediera entrar antes que ella. Las conversaciones han sido bastante esperpénticas ya desde el principio, pero la cosa ha empeorado cuando ha empezado a llegar gente que se pasaba por el forro el orden de fila, y ha sido éste el momento de histeria para los más madrugadores. Mi padre y yo no sabíamos dónde meternos. La tercera señora de la fila ha llegado a decir que había visto que ponían 5 ó 6 máquinas de coser y que, por tanto, ella iba a tener. Se han hecho las 9, han abierto y, como era de esperar, la gente ha entrado sin ningún orden. Todos, repito: todos, hemos tenido máquina de coser y plancha, e incluso han sobrado. Yo creo que había un centenar de cada cosa. XD

Al salir, como soy un poco patosa, me he pillado el pie (llevaba sandalias) con la rueda del carrito: tengo un dedo morado e hinchado y cuando lo apoyo o me roza, lo paso muy mal. Un final estupendo para tan alegre mañana, jeje. Al volver a casa, me he puesto a trabajar con el ordenador. Me están dando un poco de prisa para entregar el trabajo, pero lo tendré acabado antes de tiempo y antes de la mudanza.

La mudanza… ¡por fin! Se me va a hacer eterna la espera, pero más se le va a hacer a M., pobre. 😉 No veo el momento de vivir allí, de empezar una nueva vida, que es lo que realmente queremos. De ser de una vez por todas felices de verdad, pensar en nosotros y en el presente y no tanto en el futuro. Después del verano que hemos sufrido, creo que nos lo merecemos.

Con respecto a lo otro, sigo igual. De momento, la regla no me ha bajado (dos días de falta), pero no canto victoria ni me hago ilusiones, ya que después el golpe va a ser peor. Aunque la verdad es que la ilusión me juega malas pasadas y pienso: si tuve moco cervical a los 10 días de la regla, eso quiere decir que mi ciclo debería ser regular y haberme bajado la regla el martes. A la vez, pienso que es imposible, que a la primera es muy difícil y que la regla va a visitarme de un momento a otro (de ahí los dolores intermitentes de ovarios y el dolor constante de pechos). No sé, en general tengo unos pensamientos muy contradictorios e incoherentes entre ellos. Cuando pienso que es posible, aparece esa vocecilla que me dice que no, que no podemos tener tanta suerte.

Anuncios

2 thoughts on “Esa vocecilla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s