Se acabó el kit-kat bloguero (o eso espero)

Se acabó el kit-kat bloguero y empieza el kit-kat laboral. Hoy he entregado mi último encargo, y no podéis imaginaros la semana que hemos pasado. No sé si después de éste vendrán otros o si hasta la próxima temporada alta (a partir de marzo) no tendré nada más. Si no tengo más encargos, me pondré con la tesis, que la tengo abandonadísima desde hace tres años porque, claro, me he tenido que buscar la vida. Ése es otro tema que puede que algún día os cuente (se me acumulan los temas pendientes).

Bien, después del positivo no he escrito más, pero es que no he tenido tiempo ni de descansar. El mismo sábado, tras el positivo, nos fuimos a Ikea a comprar unas cosillas para el piso. Al final, acabamos con el coche llenísimo, y suerte que viniero mi hermano, mi cuñada, mi sobri y mi padre después por sorpresa, perque si no llegan a venir, mi madre se tiene que quedar a dormir en el Ikea, jejeje. Mi madre fue la primera persona, tras M. y una servidora, que supo lo del embarazo. Ya se lo temía, y doy fe porque el día antes, después de ponerme a llorar por una foto, me dijo: “¿Estás embarazada, verdad?”, a lo que yo respondí con un “sutil” cambio de tema, ya que aún no habíamos hecho la prueba. Sólo queríamos decirlo a los padres, sobre todo porque era bastante evidente: dejé de tomar alcohol (cuando nos juntamos en familia me tomo una copita de vino) y dejé de comer jamón y cosas así. Un día una puede excusarse, pero muchas veces ya no. Al final, como toda mi familia se plantó en el Ikea (excepto mi abuela, que lo supo unos días después), decidimos decirlo también a los hermanos. Así que, bueno, ya lo saben todos. El domingo fue el turno de la familia de M. La verdad es que se alegraron todos muchísimo, pero muchísimo muchísimo. Mi abuela, aún más.

Lo que pasa es que ahora me sabe mal por si algo no va bien, porque el disgusto se lo van a llevar todos. Y me planteo si hemos hecho bien, si era muy pronto… porque aún no sabemos nada, ni hemos tenido consulta ni nada (esto lo explico luego, voy por orden para no liarme). Y una servidora tiene costumbre de leer por Internet y, claro, empieza a leer cosas sobre la posibilidad de que el corazón del feto no tenga latido, de que haya un aborto sin sangrado… y me preocupo… ¡Qué meses nos esperan!

El resto de días hemos trabajado, trabajado y trabajado. Con algún viaje al Carrefour que nos ha vuelto locos: fuimos a por una lavadora y al final pagamos lo mismo por una mejor (el proveedor no pudo hacerse cargo de la demanda de la oferta y tuvo que dar a cambio una lavadora de categoría, en este caso, superior) y también pillamos un aspirador de estos que van por el suelo supersuperbarato en la sección de “Últimas unidades”. El día después fuimos a devolverlo porque ni daba señal al ponerlo a cargar. Por lo que pudimos entender de la conversación entre los trabajadores, ese mismo trasto ya lo habían puesto a la venta y lo habían devuelto por el mismo problema, un trabajador le dijo al otro: “Yo no sé por qué lo vuelven a poner”. Supongo que para ver si alguien se lo traga y no lo devuelve, que son muy listos. Y nosotros muy tontos, porque gracias a ellos perdimos casi una tarde de trabajo.

Ayer fue el cumpleaños de M. y la verdad es que fue un día de mierda. Tuvimos un par de noticias que no nos esperábamos y M. estaba muy susceptible (yo ahora también lo estoy un poco más). El caso es que no fue nuestro mejor día. Y me sabe mal porque era su día y yo no supe estar a la altura. Todos los cumpleaños que hemos pasado juntos, todos, le he preparado sus regalos, me lo he currado, le he escrito una carta… Pero este año lo tuve facilísimo, le di dinero a su hermano para que le comprara una torre de ordenador, que era lo que quería. Y ya no hice más. Tampoco tuve tiempo, aunque eso no sirve de excusa porque lo tendría que haber planeado mejor, pero entre la mudanza, los encargos, los detalles de la casa… no he tenido tiempo ni para mí. Pero he prometido compensárselo, y creedme que lo voy a hacer. Al menos fuimos a ver “Un día perfecto” al cine y nos gustó mucho.

Y hoy… bueno, hoy está siendo un día bastante aciago también para nosotros. Esta mañana M. tenía que enviar su TFM y anoche se dio cuenta que tenía unos errores en el formato, así que esta mañana ha sido un no parar. En mi caso, tenía que entregar el encargo a primera hora y he acabado enviándolo antes de comer (he avisado que no podría estar a primera hora). Además, por si fuera poco, esta mañana ha venido el del Carrefour a traernos y montarnos la lavadora y aún la tenemos por poner en el hueco porque ha venido sin herramientas y no ha podido arreglar una pata y nos va a tocar hacerlo a nosotros. M. se ha enfadado muchísimo. Veinte minutos después, ha venido la casera para que firmáramos el contrato. Y un poco después teníamos cita con la matrona.

Sí, teníamos cita. De ahí las prisas por dejarlo todo terminado antes, aunque no lo hemos conseguido. A las 12 hemos entrado en el centro de salud. Unos cuantos minutos después nos ha llamado la matrona, una señora muy amable. Pero no nos ha atendido: aún no me he cambiado el médico y me ha dicho que así no podía mandarme ni analíticas ni ninguna otra prueba, que es lo que toca que me haga ahora. También ha dicho que aún estoy de poco y que, por tanto, no hay problema en aplazarlo: nos ha dado cita para el viernes que viene. Tengo toda una semana para cambiarme de médico: ahora, con el contrato del piso ya me podré empadronar aquí y, por tanto, también cambiarme de médico. Pero, sobre todo, tengo toooooooooooooooooda la semana para sufrir por nuestra “Castanyeta” (así decidió llamar M. a nuestro pequeño), por si todo irá bien, por si las cosas que noto o siento serán normales, etc.

Y éste, señoras y señores, ha sido el resumen de esta fantástica semana. Espero que os haya gustado. 😉

Anuncios

2 thoughts on “Se acabó el kit-kat bloguero (o eso espero)

  1. Madre mía me he cansado solo de leerte!! Menuda semanita!! A ver si ya empieza la tranquilidad para ti jeje yo creó q es normal querer compartir una buena noticia así q hija lo hecho hecho esta ya veras como nada va a ir mal tu tranqui!! Y con todo el jaleo del embarazo la mudanza y las entregas lo más normal es q no te de para el cumple de M pero bueno… Cuando estés mas tranquila le compensas!! Un besote y bienvenida de nuevo!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Aaaah, no me lo puedo creer, se han borrado mis comentarios!! 😦 no sé si se te repetirán, pero bueno, te lo vuelvo a poner más o menos… lo primero bienvenida de nuevo después de esa mega semana que has tenido jaja que me he cansado solo de leerte, que barbaridad!! Yo creo que es dificil callarse una buena noticia tan importante como esta, así que, bueno, lo hecho hecho está y hay que pensar que todo va a ir bien, jeje además las madres como que tienen un sexto sentido para eso y si algo fuese mal se lo ibas a contar igual asi que…y bueno, entre la mudanza, el embarazo, los encargos y todo es normal que no te haya dado para lo del cumple de M… compensale esta semana que estarás más tranquila, mujer!! un besote!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s