Momentos de bajón tras el aborto

Yo ya sabía que no podía durar tanto la entereza del post de ayer. En realidad, ayer estuve bastante entera y lloré un par de veces: cuando vi el saco (porque ya sabía lo que era), cuando hablé con mi madre y cuando se lo dije a mi hermano. Después, ni una lágrima. Ni con la visita de mis padres. Nada. Cené con M. un bocadillo de jamón, queso y tomate (tenía muchas ganas de comer jamón) y vimos la tele junto. Me mantuve enterita enterita. Él se acostó antes que yo. Al tocar la cama, me puse a llorar con tanto dolor que sólo gemía: lo habíamos tenido ahí y lo habíamos perdido; nos habían dejado ver el cielo para después cerrarnos las puertas. Lloré y lloré hasta que me quedé dormida mientras M. me consolaba, hacía de tripas corazón y me decía que a la próxima todo iría bien.

He dormido como un bebé toda la noche. Hasta casi las 8, que he tenido una pesadilla y la gente me preguntaba por la calle si no estaba embarazada. Me he despertado, como no podía ser de otra manera, mal. Las lágrimas resbalan por mi cara y pienso en la mala suerte que hemos tenido, en que no nos lo merecemos y, aun así, la vida nos ha vuelto a joder. Parece que no merezcamos ser felices nunca, que las cosas no nos vayan a ir bien del todo jamás. Miro a mi alrededor y veo que todo les va bien, que los únicos que tenemos obstáculos somos nosotros. Yo creía que el embarazo había sido una compensación que nos daba la vida por lo mal que lo hemos pasado estos últimos años. Pero no, ha sido otro disgusto. El peor de todos. Y lo que más me martiriza es pensar que me puede volver a pasar la próxima vez: no sé yo si eso lo superaría. Otra vez no.

Aquí me tenéis, llorando, con M. acariciándome y diciéndome que está muy orgulloso de mí, que soy lo mejor de su vida, que ahora desea incluso más que antes un hijo y que está seguro que llegará pronto. Y yo, aunque esté así ahora mismo, sé que este palo lo vamos a superar, a olvidarlo no, porque ha sido muy decepcionante y nos ha marcado. Pero lo vamos a superar y vamos a seguir luchando por lo que tenemos, que no es poco: nosotros, nuestra relación, nuestro deseo de formar una familia.

Me parece que vais a tener que aguantar unos días mis subidas y bajadas. 😉 Yo, de momento, voy a intentar trabajar, porque el lunes me mandaron otro encargo. ¡Yo que creía que en agosto se acababa el trabajo! Si no puedo, me tocará volver por aquí y desahogarme un poco más.

Un besazo y muchas gracias.

Anuncios

6 thoughts on “Momentos de bajón tras el aborto

  1. No se que decirte, nunca he vivido esta situación pero si que se que es algo que ocurre bastantes veces en el primer embarazo (Por amigas y familiares que lo han vivido) Y al poco se han quedado normalmente. Son momentos duros que necesitan su tiempo de duelo por asumir esa pérdida. Mucha fuerza!! poco a poco y ya verás qué lo vas a ver de otra manera y que como dice M pronto llegará el momento!! Muchos besos y ánimos de corazón!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Y estarás así un tiempo. Pero ya lo sabes, simplemente permítete estar así para pasar el duelo. Y volverá la calma. Y claro que vendrá otro. Yo pasé el embarazo tras el aborto muy angustiada, cada vez que iba al baño miraba si manchaba. Pero hay que confiar en nuestros cuerpos, y la peque llegó y aquí la tengo berreando. Así que te dejo mandándote un abrazo muy fuerte y deseándote que poco a poco vayas a mejor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s