¿Por qué a nosotros?

Ésa fue la primera pregunta que le hice a M. tras el aborto. Bien, ahora, tras tres semanas justas desde el fatídico día en que se desvaneció nuestro proyecto de futuro (y digo “desvaneció” porque vamos a construirlo de nuevo hasta conseguirlo), lo veo todo de forma diferente. ¿Y por qué no? No nos merecemos ni más ni menos que otra pareja sufrir un aborto. Y es normal preguntarse ¿por qué a mí?, ya que al final lo que nos importa son nuestras vidas, lo que nos ocurre a nosotros, no lo que les pase a los demás. Esto es totalmente lícito y yo soy la primera que lo practico, pero necesitamos ser un poco más realistas y más empáticos con el resto de las personas. Al menos a mí me ha servido para aceptar lo que nos ocurrió, la pérdida, pasar del todo al nada en dos días.

Y cuento esto porque cuando nos toca algo malo siempre nos planteamos lo injusto que es que nos pase a nosotros y no a otra gente, pero muy pocas veces damos las gracias y nos damos cuenta de lo afortunados que somos cuando nos pasan cosas buenas. En este último caso, nos lo merecemos. Pues bien, yo creo que nadie merece pasar por un aborto, sufrir una pérdida de tal magnitud; igual que tampoco merecemos tener un cáncer o sufrir un accidente de tráfico. Está claro que nos va a afectar más lo que nos ocurra a nosotros que lo que les ocurra a nuestros vecinos, pero simplemente digo que la pregunta “¿y por qué a mí? no es buena, ya que no ayuda a superar la situación, sino a meterse en un callejón sin salida en cuyo trayecto vamos a estar maldiciendo la vida y sintiendo rabia y odio por todo lo que nos rodea.

Al final, cada uno tiene su vida, con sus cosas buenas y sus cosas malas. A cada uno nos toca vivir unas cosas. Y esto no es ni mejor, ni peor, es simplemente diferente. Mi madre no tuvo ningún aborto ni le costó quedarse embarazada, pero perdió a su madre muy joven y a su padre unos años después (yo no he conocido a ninguno de los dos). ¿Me cambiaría por ella? No, porque sólo de pensarlo se me ponen los pelos de punta. Quiero decir, que antes de lamentarnos y de quejarnos de la vida o la suerte que tienen otros, deberíamos pensar si nos cambiaríamos por ellos, con todo lo que ello implica, sin escoger esto sí y esto no, un cambio total. Ya os digo yo que la mayoría de nosotros no nos cambiaríamos por la mayor parte de la gente que en algún momento envidiamos.

Anuncios

10 thoughts on “¿Por qué a nosotros?

  1. Tienes toda la razón, no es justo para nadie, ninguna desgracia. Compararnos y fijarse en lo que tienen los demás es un error. Estoy contigo, es mucho más sanador agradecer y saber apreciar lo que si tenemos, que es mucho, que lamentar lo que no tenemos o perdimos. Un abrazo y mucha fuerza, podéis construir de nuevo 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. En realidad, no hemos parado de construir: primero las fuerzas para aceptarlo y salir adelante, después el recuerdo y ahora las ganas de volver a intentarlo.
      Muchas gracias, guapa, ojalá pronto tenga una barrigota tan preciosa como la tuya! Un abrazo muy muy grande!

      Me gusta

  2. Soy de las que piensa que lo que nos viene malo en la vida hay que sufrirlo, llorarlo (que también es bueno y necesario) y sacar la enseñanza que la vida nos ha querido dar con eso. A veces es difícil sacar la enseñanza, a veces nos lleva años, pero seguramente siempre hay algo que hemos aprendido, o que nos ha fortalecido.
    Mucho ánimo, y muy buena actitud! Nunca decaer de un sueño!!
    Besos!

    Le gusta a 1 persona

  3. Haces una reflexión muy madura y positiva. Una persona a la q adoro me dice muchas veces ” estas son las cartas con las q te ha tocado jugar”. Y así es. Estas han sido tus cartas de momento y estas haciendo la mejor jugada q es utilizarlas para crecer como persona y como pareja y sacar fuerzas para seguir intentándolo. No hay q buscar culpables, a veces la vida es injusta pero estoy segura de q pronto OS sonreira. Un besote enorme!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! Esperemos que nos sonría pronto, sí, porque este año hemos tenido unos cuantos disgustos ya… 😉
      Yo lo de las cartas lo aprendí hace años, creo que lo de mi madre ha ayudado a ello, pero también ha ayudado a que seamos una familia muy muy unida.
      Un besazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s