Semana nueva, vida nueva

¡Buenos días!

Espero que hayáis pasado un buen fin de semana y que la semana que empezamos hoy sea aún mejor. Como dije en un post, para mí no existen diferencias entre los días de la semana desde julio de este año. ¿Por qué? Pues porque trabajo todos los días, da igual que sean fines de semana o festivos. En mi profesión “no hay de eso”. 😉 Aun así, los cambios en mi vida son los que marcan los nuevos ciclos, porque voy a ciclos, no a semanas.

Hoy es un día de ciclo nuevo que sigue con buenas noticias. Ayer, con la bajada de la regla tras el aborto, comenzó mi nueva vida. Una vida en una ciudad diferente, una vida en una casa nueva, casi hecha a nuestra medida, una vida con mi familia más cerca, una vida con los amigos lejos, una vida a la que estamos amoldándonos. De momento, en casa aún quedan un par de cortinas por poner (mi madre nos las está haciendo) y unas cuantas lámparas por colgar (esto vamos retrasándolo porque el techo es de escayola y la verdad es que es bastante engorroso colgarlas y siempre tenemos algo mejor que hacer). Nos hemos propuesto colgar las lámparas que tenemos (aún nos quedarán un par por comprar) esta semana y a ver si tras hacerlo podemos hacer una comida o cena de inauguración con algunos amigos.

La casa nos encanta. Cuando la vimos, supimos que era para nosotros. Para llenarla hemos tenido que comprar algunos muebles porque veníamos de pisos más pequeños, pero la vida nos sonríe. Yo creo que el cambio de casa y, por tanto, de vida nos ha ido muy bien, creo que lo necesitábamos. Y con él han venido otros cambios: tras tres años de muy muy poco trabajo hemos conseguido trabajar los dos hasta el punto de no parar durante todo el día. Me alegro sobre todo por M., ya que tuvo que ver cómo cerraban la empresa, cómo pasaban los años (ya llevamos más de 4) en juicios en los que les daban la razón y seguir sin cobrar (esperemos que no tarde mucho la ejecución de la sentencia, más que nada por cerrar ya ese capítulo que tanto nos ha hecho sufrir), cómo no había trabajo en lo suyo y cuando lo ha habido se han aprovechado de su bondad y después de “utilizarlo” le han dado el puesto a amiguitos sin la titulación necesaria (y, ¡ojo!, que estamos hablando de políticos que dicen que son el cambio y se autodefinen como de izquierdas, algún día haré también un post sobre este tema, porque me cabrea de lo lindo)…

Y tras tanto tiempo así, decidimos cambiar de vida, y ahora somos autónomos y ambos tenemos trabajo. De hecho, ayer comenzó un nuevo capítulo de nuesta vida y hoy seguimos teniendo buenas noticias: a primera hora han llamado a M. por teléfono. Era un cliente nuevo, y con éste ya van 3. A este paso vamos a tener que dejar de dormir para poder trabajar, jeje. Y es que las malas rachas pasan, aunque son duras y cuando las sufres lo pasas mal y crees que nunca nunca te va a llegar a ti esa suerte que tienen algunos. Pero al final todo llega. Si hace dos años nos hubieran dicho que a día de hoy seríamos autónomos y nos dedicaríamos a estas ramas de nuestra profesión, que nos mudaríamos y que estaríamos buscando un bebé, no nos lo habríamos creído, ya que estábamos totalmente ahogados en la desesperación.

Pero aguantamos y lo superamos, y hoy puedo decir que para nosotros ha comenzado una vida nueva. Y esperemos que la suerte nos traiga también un bebé… 😉

Anuncios

2 thoughts on “Semana nueva, vida nueva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s