Obligaciones

¡Buenos días!

Parece mentira pero ya estamos casi en el ecuador de la semana y es que, como comenté ayer, se me están pasando los días volando. Ayer por la tarde Cuñada nos alegró la tarde viniendo de visita sorpresa con Sobri, y mañana voy a casa de mis padres a pasar el día y vamos a tener a Sobri toooooooda la mañana. ¡Qué ganas! 😉

Pero no quería escribir sobre eso, sino sobre esas obligaciones con las que tenemos que cumplir. Como ya he comentado en repetidas ocasiones, me encanta -en general- juntarme con la familia. Con la mía. Con la política es otro cantar. Pues bien, M. ha vuelto de hacer unas compras y me ha dicho que su hermano lo había llamado para invitarnos el sábado a ver la nueva casa. La historia es larga y sólo voy a decir que no me apetece mucho ir, la verdad, y como M. lo sabe ha intentado engañarme y ha dicho que nos han invitado cuando, en realidad, como le he sacado después, su hermano lo ha llamado porque tiene un teléfono para él (M. lo rompió el fin de semana pasado). Como ya le comenté a M. cuando me propuso ir a recoger el teléfono (su hermano no es que viva cerca precisamente), no me apetecía ir, además sólo hace una semana que se han mudado y lo tendrán todo hecho una mierda aún y allí lo único que podemos hacer es molestar.

La verdad es que pienso sinceramente que allí sólo podemos molestar, pero no es menos verdad que me apetezca poco ir a ver a Cuñadísima, porque sus ansias de protagonismo me ponen enferma y después me tiro dos días con ansiedad, ya que o bien te mira mal cuando cuentas algo o bien lo suyo es siempre “más”: más grave, más importante, más bonito… Como ya sabéis, entre otras cosas, el día de mi boda me medio copió el peinado y decidió mudarse unas semanas más tarde que nosotros después de llevar meses diciendo que ella no se iba a ir de su anterior casa. Decidió mudarse justo la semana de nuestro aborto, ¿casualidad? En otro momento, al principio de conocerla, habría pensado que sí, pero ahora ya no lo tengo nada claro.

Pero, claro, me sabe mal por mi cuñado, porque es un sol y hace tiempo que no nos vemos; además, sé que cuando nos ve se alegra mucho y se puede airear un poco. Así que el sábado por la mañana iremos, aunque quiero estar en casa para comer. Y lo hago más que nada por mi cuñado y porque el domingo tenemos comida familiar en mi casa y me parece justo acompañar a M. a ver a su hermano.

Anuncios

2 thoughts on “Obligaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s