Será lo que tenga que ser

Esto mismo le acabo de responder en un mensaje a Mamífera, aunque tras hacerlo he pensado: sí, así es, pero eso no nos excluye de sentir, de pensar y de desear. Y, claro, una siente, piensa y desea, aunque se quiera convencer de lo contrario. Y es que la naturaleza es muy caprichosa y esto de tenernos esperando tanto tiempo entre ciclo y ciclo tendría que estar prohibido, sobre todo para las personas impacientes.

En mi caso, diré que soy medioimpaciente. Es decir, que normalmente me gusta saber los resultados ya, pero que cuando no puede ser, pues me aguanto y espero. Esto suele ser así en todo lo que no depende de mí o no se tiene que dar dentro de mí, ya que he comprobado que tras sólo 5 días después de la ovulación estoy deseando saber ya el resultado de este mes. A todo esto, no paro de repetir, y así me obligo a creerlo (excepto en algunos momentos) que es imposible que nos hayamos quedado a la primera, que sería tener mucha suerte dos veces seguidas.

Hemos debereado estupendamente, puede que incluso para matrícula de honor, jejeje, pero ya se sabe que eso no lo es todo. Acertamos los días, estamos en una situación mucho más propicia que la primera vez, más calmados, con nuestro nido hecho, yo no tengo nada de estrés, estoy de “vacaciones” no remuneradas, intento relajarme y descansar tanto como puedo, comemos relativamente sano, hace una semana que no pruebo ni una gotita de mi preciado vino tinto… Pero, claro, ¿y todo esto qué más dará? Pues no lo sé, porque después resulta que los expertos dicen que sólo hay un 20 % de posibilidades de implantación del óvulo.

Supongo que se trata de tener suerte y de pillar ese 20 % de posibilidades de embarazarse. Que me pregunto yo, ¿por qué 20 %? Si se supone que lo haces todo bien, ¿por qué sólo existe el 20 %? ¿Dónde va a parar el otro 80 %? ¿Qué impide la implantación del óvulo? Si no es acumulable, ¿por qué se dice que en los primeros tres meses de búsqueda hay muchas posibilidades de quedarse embarazada? Porque, claro, si fuera acumulable tendría sentido, pero sin serlo puede una estar siempre entre ese 80 %. ¿Y si justamente mi cuerpo es de los que siempre está en el 80 %? Porque, oigan, todo puede pasar.

Pero a lo que iba, que me gusta a mí mucho irme por las ramas, que decidí (supongo que para evitar males mayores) pensar que este ciclo no iba a ser el nuestro y aquí estoy, repitiéndomelo como una lora pero esperando desde lo más hondo de mi ser engañarme. He estado mirando los supuestos síntomas que tuve en el primer embarazo y a estas alturas, tan tan pronto, ya tenía molestias en los pechos. Ahora y de momento, sin rastro. Estas cosas me ayudan a autoconvencerme que es imposible tener la santa suerte de volvernos a quedar así de rápido. Aunque, claro, si estuvimos entre el 25 % de abortos, ¿por qué no vamos a estar entre el 20 % de embarazos?

Anuncios

6 thoughts on “Será lo que tenga que ser

  1. Cuando nosotros empezamos a buscarlo (tardamos tres meses), los dos primeros meses en los que no nos quedamos sentía todos los síntomas que leía, sistemático, síntoma que leía, síntoma que tenía yo. Vivía obsesionada. Y justo el tercer mes, no tenía ni un síntoma, justo cuando me propuse pasar del tema, tratar de no pensar, no sentí ni un sólo síntoma, de hecho, empezó a dolerme la tripa como cuando te viene la regla, y ya ahí tenía super seguro que no estaba embarazada hasta que pasaron y pasaron los días, semanas y la regla sin aparecer, pero como yo soy tan irregular…hasta que ya mi madre me decía que estaba embarazada seguro, que tenía muy mala cara (ole mi madre jaja) y así fue. Ni un sólo síntoma…ahora bien, al poco tiempo de saberlo me vinieron todos juntos y bien juntos…no se me quitaron casi hasta el quinto mes…

    No te obsesiones, trata de centrar tu atención en otras cosas (haced los deberes, eso sí) pero sin obsesionarse, que en algún momento vendrá! Seguro!!!!

    Muchos besos guapa!

    Le gusta a 2 personas

    1. En general no lo pienso, pero es notar algún cambio en mi cuerpo y ¡zas! a pensarlo. XD En mi caso, como tengo el antecedente de agosto, comparo las sensaciones que tengo con las de entonces, por si alguna coincide, aunque la más determinante (al menos en agosto), el dolor de pechos, no lo tengo. Supongo que es inevitable que me pase esto, pero bueno… 😛
      Besos, guapa!

      Le gusta a 1 persona

  2. Entiendo perfectamente todo lo que has puesto, como en los primeros meses estaba así, de vez en cuando me sigue pasando, que me digo a mí misma, este tampoco será, es dificil, y cuando se van acercando los días de la regla y me duelen los pechos y ovarios, me digo: ya me va a bajar…aunqueee amigas mias que se han quedado me han dicho que sentían todos los dolores de la regla. ¿Me estará pasando a mi lo mismo? Y al final caigo en la trampa jajajjaja
    Besos y paciencia no nos queda otra.
    Atentamente,
    Hada ilusionada.

    Le gusta a 2 personas

    1. Jajaja! Eso es nuestro deseo de tener un hijo, y a mí me parece superbonito, la verdad. 😉
      Yo en agosto también pensaba que me iba a bajar la regla porque a medida que se acercaba el día tenía los síntomas premenstruales más agudos, pero al final era embarazo, así que… en realidad no podemos fiarnos, ya que pueden ser ambas cosas.
      Un besazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Creó que es inevitable ilusionarse y pensar como piensas. Te dices: voy a poner los pies sobre la tierra!! Pero ese trocitos de corazón desea que se cumpla y nosotros nos acercamos a lo más bonito. Así que ¿y por qué no? Mucha suerte e intenta no darle mucho al coco. Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s