Esas noches…

Hoy he pasado una noche bastante mala. Hacía muchos días, desde antes de tener el positivo en el test, que no dormía tan mal. Aunque me duermo relativamente tarde, lo entiendo porque no estoy cansada, ya que he estado en “reposo” (ya sabéis que esta última semana he tenido un encargo) durante casi todo el día, además de dormir un poco después de comer, así que lo normal es que por la noche no esté cansada. Entonces, no me parece raro dormirme tarde.

Como digo, lo de esta noche no me pasaba desde antes del positivo: entonces era por la ansiedad y ahora, también. Anoche, aunque aún no me apretaba el sueño, decidí entrar con M. a la cama hacia las 12:30. Antes, como es normal, fui al baño para poder aguantar un poco más durante la noche. Aunque el trayecto entre el sofá y el baño es cortísimo, noté algo raro en la vagina (perdonad si soy muy explícita), era la misma sensación que se tiene cuando llevas un tampón mal puesto. La verdad es que acostada no me pasaba, pero como no podía dormir, me empecé a rayar con el tema.

Hacia la 1:30 decidí salir al sofá porque M. dormía con un angelito y no quería despertarlo. ¿Qué sería aquello? ¿Sería grave? ¿Algo no iría bien? Aguanté en el sofá sin mirar Internet durante una hora más o menos, dando vueltas y sientiendo malestar a lo largo y ancho de la zona abdominal. Al final, tras un par de visitas más al baño (anoche fue movidita en este aspecto también) y puesto que no conseguía dormirme, decidí buscar en Internet.

Como siempre, cosas muy graves y cosas no tan graves. Las muy graves las obvié más que nada porque no quería estar en vela toda la noche. Así pues, me dispuse a leer las no tan graves. La mejor opción era que la sensación se da porque entre los ligamentos y el movimiento de los órganos, junto con el peso de la barriga, las paredes de la vagina tienen más presión y se tocan entre ellas. Con esta explicación me quedé.

¿Cuál era el problema entonces? Pues que estoy de muy poquito como para que el peso haya hecho mella en mi. Si bien es cierto, y de esto aún no os he hablado, que a estas alturas (modo ironia on) ya no me cierran los pantalones. Sí, tengo barriga, pero no barriga de haber engordado, la repartición del peso no es proporcional, lo tengo todo en la parte baja. Aun así, me parece muy pronto para tener esta sensación, aunque la naturaleza es caprichosa y quién sabe si mi útero ya está enorme, jeje.

Después de buscar en Internet conseguí dormirme hasta las 6 más o menos, que he entrado a la cama otra vez, para no poder volver a dormirme hasta las 8:30 más o menos. Me he vuelto a despertar a las 9:30, así que podemos decir que hoy he dormido poco y, sobre todo, mal. Ahora estoy, como es normal, cansada, desganada y con malestar en todo el cuerpo.

Anuncios

9 thoughts on “Esas noches…

    1. La verdad es que me quedé más tranquila tras ver que seguramente era por eso, y hoy parece que ya no la tengo… de momento. Pero es que me preocupa todo, cualquier cosa, si tengo síntomas fuertes, porque los tengo fuertes, si no son leves, porque han bajado la intensidad. Si son nuevos… bueno, eso ya es peor, jejeje. Pero poco a poco me haré a ello.
      Muchas gracias, cielo! Un beso enorme!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s