Empezamos la semana 8 (7+1)

¡Buenas tardes! ¿Cómo estáis? ¿Qué tal el fin de semana?

Por aquí estamos bien, pero hemos tenido un fin de semana movidito: el viernes gracias a Jazztel nos quedamos sin teléfono fijo ni adsl, con lo que no pudimos prácticamente trabajar; el sábado me levanté tarde, me duché, me sequé el pelazo éste que tengo y nos fuimos a comer a casa de una de mis tías y, claro, al volver a casa a media tarde (antes pasamos por el supermercado) no estaba para nada; y ayer… ayer por la mañana intenté adelantar un poco el trabajo después de casi dos días sin hacer nada y por la tarde me fui con mi madre de compras (es nuestro día de chicas, el día que nos vamos de compras, digo).

Otras novedades: ya hemos montado tanto el árbol (aunque le faltan unas cuantas bolas) como el belén. Ya haré un post con fotos porque hay cosas que me gustaría que vierais. 😉

Pero lo más importante de todo es que, de momento, hemos superado el día en el que abortamos en septiembre. En realidad, fue tal día (7+1) como hoy (día de embarazo, claro), pero a estas alturas ya llevaba tres días sangrando. No quería decir nada porque no quiero ser agorera, pero la verdad es que estoy muy contenta. También sé que esto no quiere decir nada y que puede ocurrir en cualquier otro momento, pero para mí ha sido saltar un gran obstáculo. Y puedo decir que empezamos la octava semana con alegría e ilusión, aunque con un poco de miedo también, para qué negarlo.

Sigo con los mismos síntomas que hasta ahora y el sueño ha vuelto a apoderarse de mí y me duermo pronto y duermo hasta tarde (he decidido que prefiero estar descansada aunque eso implique entregar el trabajo un día más tarde, ya que no me dan prisas), aunque hoy, por ejemplo, no he podido dormir ni antes ni después de comer. En realidad, creo que tiene un motivo: M. está todo el día trabajando fuera y la verdad es que me tranquiliza mucho su presencia, así que cuando no está me cuesta mucho cerrar los ojos a no ser que esté muy muy cansada.

Como decía, duermo bien y bastante, aunque visito mucho el baño, cada par de horas, así que no quiero imaginarme cómo será dentro de un par de meses… 😛 El problema de esto es que el primer sueño es muy corto, de normal menos -bastante menos- de dos horas y al levantarme al baño me quedo directamente en el sofá, ya que -esto es secreto- M. ronca un poco (cómo lo quiero, jeje) y me desespero si no puedo dormir, así que me curo en salud y me quedo en el sofá. Así, duermo bien, pero tengo el hombro derecho hecho polvo, entre que duermo aquí y que trabajo también en el sofá (me es imposible aguantar más de dos horas en una silla, por la espalda, que ya sabéis que fue mi síntoma más precoz en ambos embarazos).

Por lo demás, lo que peor llevo y veo que va a más son las náuseas. Antes me venía cuando me entraba el hambre; pues bien, ahora le tenemos que sumar los olores, cada vez que entro a la cocina, sea la hora que sea desde hace unos días, soy una arcada personificada. M. se preocupa a la vez que sonríe, porque, dice, eso es que todo va bien, ya que en el anterior no tuve ni un malestar. La verdad es que me ocurre sobre todo por las mañanas, aun habiendo comido, pero las arcadas por los olores se están extendiendo al resto del día, y por el hambre… pues bien, por el hambre he pasado de tener náuseas a tener simplemente malestar, que en el fondo creo que es peor, porque es más constante, aunque he descubierto que los chupa-chups y las piruletas me calman un poco, así que ayer me hice con una bolsa grande de piruletas de corazón, para que a mi peque no le falte de nada. ❤

El tema de los cambios de humor lo llevo muy bien; o sea, que no tengo ataques de rabia y de mala leche. Lo que sí tengo es pena, pena y tristeza cuando me cuentan cosas, cuando las leo o cuando las imagino. Ayer, sin ir más lejor, mi suegra me envió un Whatsapp preguntándome cómo estaba y diciéndome que mientras ponía el belén se había acordado de mí y había pensado que el año que viene tendría que ponerlo de plástico para que el/la peque pudiera jugar con él. Dejando de lado que se adelantó un poco a su edad (le dije que para eso se lo tendría que poner en verano, jejeje), fue un gesto que me emocionó y en mitad de la tienda me empezaron a salir las lágrima. Sí, así estamos. 😛

Y ya sólo me queda contaros que pasado mañana tenemos la ecografía. Se me están pasando rápido los días, aunque he tenido todo el tiempo ocupado, y como me levanto bastante tarde, el día se hace más corto, jejeje. Estamos con una mezcla de ilusión y de miedo. Bueno, es así en mi caso, porque por suerte tengo una persona excelente a mi lado que sólo tiene pensamientos positivos y que está seguro que esta vez va a ir todo bien. Y aunque en el primer embarazo era reacio a ir a una eco por el privado (en esta casa somos muy defensores de los servicios públicos), esta vez está emocionado e ilusionado. Yo creo que este embarazo lo está afrontando mucho mejor él que yo, pero, claro, alguien fuerte ha de haber para sacarle sonrisas al otro (o sea, a mí) cuando cae.

Anuncios

14 thoughts on “Empezamos la semana 8 (7+1)

  1. Mira como ha cambiado tu animo después de pasar la barrera, confía. Va a salir todo bien.
    Una preguntilla, yo estoy de 6+4, pensaba que esa era mi semana 6 o en realidad es la semana 7?Estoy super descolocada con las fechas, semanas… etc… brrrrrrrrrrr

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, lo del ánimo va a ratos… ahora mismo tengo un poco de ansiedad, la verdad…

      Lo de las semanas… a ver, se supone que cuando cumples la semana 6, por ejemplo en tu caso, el día siguiente, o sea el 6+1, ya es de la semana 7, que cumplirás al final. Puede que si coges un calendario y cuentas las semanas te sea más fácil para entenderlo, la verdad es que a mí también me costó un poco, jejeje.

      Le gusta a 1 persona

      1. Acabo de leer tu nuevo post, entiendo tu ansiedad, sobre todo con lo que te ha pasado, a mi tambien me entran miedos muchos dias pensando en si todo irá bien, pero no podemos hacer nada…solo angustiarnos…y eso no es bueno para nuestros bichitos.
        Queremos que nos cuentes en cuanto salgas de la cita de esta tarde 😉

        Le gusta a 1 persona

      2. Lo haré, preciosa! Y sí, ya sé que no es bueno, pero no lo puedo evitar. Intento controlarlo y, créeme, para lo “obsesiva” que suelo ser, lo llevo bastante bien y normalmente acabo apartando los pensamientos negativos, pero hay veces que me es imposible… Besos!

        Le gusta a 1 persona

  2. Nosotros perdimos el primero en la semana 9 pero con tortura incluida desde la semana 7. Recuerdo la ecografía de la semana 7 de la Habichuela con terror. Se me salía el corazón por la boca, me temblaban las rodillas… Y todo bien :). Y hasta ahora. Así que ante todo, trata de disfrutar de estos días, aun con náuseas, sueño y dolor de espalda. De verdad que luego merece la pena :).

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo hoy estoy que no puedo con la ansiedad, la verdad… Y aún nos quedan unas horas para la cita, así que supongo que estaré peor a medida que se acerque el momento… Tengo mucho miedo. Esta tarde espero traeros buenas noticias! 😉 Un beso enorme!

      Me gusta

  3. Como me alegro de que las cosas vayan bien. Te he seguido todo este tiempo y de verdad rezaba para que todo os fuera estupendamente. Ya habéis pasado el momento crítico, disfruta de la eco que tienes mañana que te lo mereces. ¡Estás ecos son muy especiales! Yo hasta hoy no había empezado a creérmelo.
    Mil besos, ¡y disfruta!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s