Vuelvo al blog tras Navidad

Aún con la resaca de las fiestas os pido disculpas por no haberos deseado una feliz Navidad, pero es que no hemos parado. Desde el jueves por la noche, dejamos de tener vida propia para tener compromisos sociales diarios que han acabado con mis reservas de descanso. Estoy hecha polvo, cansadísima de tantas horas sentada frente a la mesa, de tantas conversaciones, de falsedades y búsquedas de protagonismo.

Tengo al menos dos posts pendientes que ya iré haciendo en los próximos días, porque éste quería hacerlo esta mañana y la verdad es que no he tenido ganas. En éste os hablaré de nuestros compromisos, los regalos (aunque en esta casa Papá Noël viene poco cargado, lo dejamos todo para los camellos de los Reyes) los comentaré en otro post diferente porque a nuestro futuro/a peque ya le han hecho sus primeros regalos y mi prima se curró un regalo de amigo invisible para mí digno de mencionar, explicar y dejar fotografiado en la red. Sin desmerecer el libro que me regaló M. Pero eso ya vendrá.

De momento, os tendréis que conformar con nuestro días de no parar. El jueves por la noche, Nochebuena, lo celebramos este año con la familia de mi madre, esta noche fue muy especial para mí por el regalo que me hizo mi prima. Sabía que si era ella quién me tenía, me haría algo relacionado con el embarazo, y así fue. No os cuento nada más porque no quiero desvelar nada antes de tiempo, jejeje. Llegamos tarde a casa y M. y yo abrimos los regalos que nos trajo allí Papá Noël: a él, dos playmobils y un libro para colorear; a mí, un libro -sorpresa también- y un libro para colorear.

El día de Navidad lo pasamos en casa de mi abuela (mi padre es hijo único, así que la familia somos nosotros y ella; bueno, y comió una hermana de mi abuela, como todos los años). Por la noche, cenamos y dormimos en casa de los padres de M. con ellos y su tía. Mi cuñado y Cuñadísima decidieron no venir hasta el día siguiente, aunque hubiésemos quedado ese día para cenar. La verdad es que ahora mismo lo prefiero, porque lo de Cuñadísima sigue igual: ella y sus ansias de protagonismo me ponen enferma (pronto lo entenderéis).

El día 26 comimos con la familia de mi suegra. Podría contar muchas cosas, pero cada familia es como es, y ésta es bastante pintoresca en cuanto a relaciones entre ellos se refiere. Por suerte, M. y yo no tenemos problemas con nadie y eso lo hace todo mucho más fácil. Aunque también es cierto que motivos no nos faltan y que hemos hecho de tripas corazón y hemos tragado mucho para que todo fluya con “normalidad” con una de sus primas. Por respeto a mi suegra, decidimos olvidar lo que nos hizo y la tratamos bien, con respeto, aunque sin tener una relación estrecha. Con el resto de primos, todo más o menos normal: con unos muy bien y con otros normal. Por la noche cenamos en casa de mi hermano con él, Sobri y mis padres, ya que mi cuñada tenía guardia.

Lo más destacable de esta comida fue Cuñadísima. Como siempre, tiene que ser ella la protagonista y parece que no soporta que me hagan preguntas sobre mi embarazo (y suerte la suya la de la otra prima embarazada, nos llevamos un día de diferencia, que estaba en la otra punta de la mesa). Pues eso, que parece que no le haya sentado muy bien, aunque es bastante falsa y si no se la conoce, no se sabe lo que realmente piensa. Conocerla es cuestión de horas, es fácil de interpretar, sobre todo sus caras. Pero vamos a lo que interesa: cómo es capaz de ser la protagonista incluso cuando me preguntan a mí sobre mi embarazo.

Bien, durante la comida no hablamos mucho del tema, ya que estábamos sentados con unos primos con los que nos llevamos muy bien y hablamos de muchas cosas; pero en un momento determinado, una tía de M. me preguntó si habíamos pensado ya en nombres. La verdad es que los nombres los tenemos claros desde mucho antes de pensar en buscar el embarazo: Guillem para chico y Júlia para chica. Pues antes de que tuviera tiempo a responder, Cuñadísima se adelantó para ilustrarnos a todos con los nombres que quiere ponerle ella (ella que, de momento, si no pasa nada, no van a tener porque entre otras cosas mi cuñado no quiere ahora mismo, y sus motivos tiene). Pues ahí se acabó mi intervención. Ni los nombres pude decir. Cuñadísima empezó a gritar los nombres que les gustan a ellos y yo me giré a hablar con una prima de M. que piensa como yo de Cuñadísima y ya está.

Ayer comimos con la familia de mi suegro. En este caso hay muchos niños porque todos los primos de M. son mayores que él (en la familia de su madre, él es el mayor) y la verdad es que las conversaciones son bastante aburridas, pero se aguantan bien. Esta parte de la familia está mucho más unida, aunque nos vemos menos porque vivimos más lejos. Durante esta comida, Cuñadísima también demostró lo bien que le sienta que me pregunten por mi embarazo cuando la tía de M. me dijo que comiera porque quería que su sobrino/a estuviera bien criado y Cuñadísima repitió con rintintín: “claro, su sobrino/a”. Pues suerte que Cuñadísima no sabe que la tía de M. nos hizo un par de regalos para el/la peque. 😉

Ayer, por fin, cenamos solos en nuestra casa. Después de 4 días se agradece, la verdad. Pero hoy M. se ha ido a trabajar fuera tooooodo el día y yo he vuelto a venir a casa de mis padres.

Y ésta ha sido nuestra odisea estos días, espero no haberos aburrido mucho. ¿Y vosotros, cómo habéis pasado estos días? ¿Sois más de Reyes o de Navidad?

Anuncios

9 thoughts on “Vuelvo al blog tras Navidad

  1. Ostres, quina setmaneta més intensa, jo no hauria aguantat pas tant!! Y que pesada la cunyadeta… ella sola es deixa en evidència. Sort d’aquesta complicitat que tens amb la cosina del teu home.
    Jo amb la família política estic encantada, son tots molt normals i agradables, una sort! Ara bé, amb la meva hi ha tensions, i se’m fa molt difícil…
    Espero que descansis d’aquests dies i que cap d’any i reis siguin més tranquil.lets. Petons bonica!

    Le gusta a 1 persona

    1. Doncs ací les tensions i els problemes estan en la família d’M. Tot i això, nosaltres tenim bona relació amb tots: vam decidir no fer cas a determinades actituds perquè, al cap i a la fi, són família, i millor si almenys podem parlar cordialment.

      Amb la parella del meu cunyat… sempre ha sigut així. El que passa és que necessita ser sempre el centre d’atenció, així que fa tot el que calga per a aconseguir-ho. Al principi no ho podia suportar, ara només em molesta i em sembla molt curiós que amb quasi 30 anys hi haja gent així. 😉

      I no, no he descansat ni en Cap d’Any ni en Reis… Tenia tantes ganes de tornar a la rutina… Molts besets, preciosa!

      Le gusta a 1 persona

      1. Bé doncs!
        ara a recuperar-te de tant enrenou, que el primer trimestre desgasta molt, son molts canvis de cop, i t’anirà molt bé baixar el ritme.
        Feu bé de mantenir una relació cordial, es cansat si hi han elements com la ego-cunyada, però sempre es millor mantenir-se al marge.
        En el meu cas, es ma mare la que crida l’atenció amb el seu ego-victimisme… estic feta una merdeta emocionalment… 😦
        Espero que la rutina et faci molt bé bonica. Molts i molts petons

        Le gusta a 1 persona

      2. Bé, he parlat de l’ego-cunyada, però la meua sogra és com ella, així que en tinc dues i quan s’ajunten és per a morir-se. I aquest dissabte vam tenir un dinar que va ser molt cansat perquè les tenia les 2 i, a més, una cosina d’M. que em posa molt nerviosa perquè no para de criticar. De fet, vaig abandonar la gent a l’hora del café perquè tenia molta ansietat i em vaig gitar per a tranquil·litzar-me. Muaks!

        Le gusta a 1 persona

  2. La cuñadísima debe ser todo un elemento visto lo visto en el post!!! Y en estas fechas con tantas reuniones familiares… Mi hija mayor también se llama Júlia, me ha hecho gracia la coincidencia. En estas fechas todos vamos estresados yo publicaré algo esta semana pero también habrá parón hasta después de reyes 😉 Qué sigais disfrutando de las fechas. Os deseo una feliz entrada de año y que los reyes os traigan muchos regalitos!! Besitos

    Me gusta

    1. Júlia és un nom preciós. 😛 La veritat és que nosaltres el tema dels noms el teníem clar des de molt abans de pensar a tenir fills.

      Sí, la parella del meu cunyat és molt especial, hehehe. Però, per sort, la parella del meu germà ho compensa i és una gràcia. Una cosa per l’altra. 😛

      Com han anat les festes, reina?

      Molts besets!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s