El viernes

¡Buenos días! Disculpad que hasta hoy no haya escrito y, sobre todo, que no haya respondido a vuestros comentarios (aunque los he visto todos), pero es que la verdad es que no tengo tiempo para nada. De hecho, tendría que estar trabajando porque tanto el fin de semana como esta semana que empezamos hoy ha sido y será bastante movidita y voy a tener poco tiempo. Por lo tanto, el poco tiempo que tengo lo voy a tener que dedicar a trabajar, que llevo el encargo un poco atrasado. Aun así, quería contaros cómo nos fue el viernes.

Como sabéis, el viernes tenía la analítica del segundo trimestre y el test O’Sullivan. Me levanté a las 7 porque a las 8:15 tenía que estar en el hospital. Fui sin desayunar porque la matrona me dijo que no tomara nada sólido, que si quería que tomara algo líquido, pero ya me gusta poco el yogur líquido como para tomármelo en ayunas y después ir a que me saquen sangre. Así pues, no me lo tomé. La ATS que me atendió me trató estupendamente, incluso cuando le comenté que cabía la posibilidad de que me entraran ganas de vomitar tras la extracción de sangre, aunque al final no fue así. Después vino el famoso líquido que, la verdad, a mí no me pareció para nada desagradable: hacía gusto a helado de hielo de limón, aunque un poco más dulce. La ATS me riñó por no tomar nada y cuando le dije lo del líquido me comentó que eso era una barbaridad, que no tenía sentido lo que hacían las matronas, que se tiene que comer algo sólido para que el páncreas empiece a trabajar, no líquido. (Lo raro es que coincidí con una chica de mi pueblo y a ella la matrona sí que le dijo que comiera algo sólido, yo la verdad es que a veces no entiendo cómo es posible que pasen estas cosas, pero bien). Guillem me pateó con cada sorbito, jejeje. La hora de espera la pasé bien, aunque he de decir que hacia la media hora se me revolvió un poco el estómago. El resultado lo sabré mañana.

Hacia las 10 salíamos del hospital mi madre y yo, así que vinimos a por M. y de aquí nos fuimos a Valencia. Fuimos a ver el carro y la sillita para el coche. He de decir que si ya entré enamorada de la Greentom, salí de allí totalmente encandilada. Es el carro perfecto: lo puedo llevar yo, que mido 1’57, y lo puede llevar M., que mide 1’83, sin ningún problema, y eso que la barra es fija. No pesa, es muy fácil de llevar y tanto a mi madre como a M. les encantó. La única pega es que la cesta es pequeña, pero la verdad es que no me preocupa mucho. Así que está decidido: nos compramos el Greentom. Lo que aún no sabemos es si compraremos también el textil de la silla ligera o nos esperaremos a que saquen el que es totalmente reversible, estoy a la espera de que me contesten los de Greentom y me digan si la nueva sillita se podrá usar en la misma estructura. Si es así, nos esperaremos a comprar el textil ligero, si no es así, compraremos el trío aunque no se recline del todo.

Después fuimos a Prénatal a cambiar una mochila Chicco que nos habían regalado y que no era ergonómica. Le expliqué a la dependienta lo que quería, se lo expliqué muy bien. Pues nada, nos volvimos a casa con una BabyBjörn que, según ella, era ergonómica. Pero en Facebook, gracias Paloma, me comentaron que no era ergonómica tampoco, que la espalda no tenía forma de C. Estupendo, pues. Ahora nos toca hacernos 100 kilómetros para volver a cambiar la mochila, y si no tienen ninguna ergonómica veremos qué cogemos.

Después fuimos a Ikea y compramos todo lo que os comenté el otro día más otras cositas. Lo único que cambiamos fue el modelo de la cuna, que al final cogimos la Sundvik. De momento se quedará por montar en casa de mi abuela hasta que dejemos de usar la minicuna de colecho de Sobri. Pero ya la tenemos. Por lo demás, no hubo más cambios. Lo que no cogimos fue el cojín para la trona porque ¡no quedaban! Además nos hicieron un 20% de descuento (en tarjeta) por la cómona Hemnes. Así pues, esta semana volveremos a ir (aprovecharemos el viaje a Prénatal) y cogeremos le cojín y el cambiador Singlar para la concina: prefiero gastarme 20 euros a tener que cambiar al peque encima de la mesa de la cocina cada vez que lo duchemos.

En principio, eso es todo, ya haré un post de la nueva semana y os contaré las citas que tengo, pero os adelanto: mañana tengo matrona y dentista.

Anuncios

4 thoughts on “El viernes

  1. Mare meva cuantes cosetes que te en Guillem ja!! Fa il.lusió oi?
    Lo de les analítiques a l’embaràs es un caos, cadascú diu la seva… normalment les que van desactualitzades son les infermeres, però les llevadores té més tela… A cap analítica de rutina durant l’embaràs s’ha d’anar en dejuni, et diguin el que et diguin 😉
    Espero que surtin bé els resultats, calma bonica!!

    Le gusta a 1 persona

    1. A la primera la matrona em va dir que ni menjar ni beure, i en aquesta que només beure. Per sort, tot ha eixit bé, però sí que caldria que es reciclaren i, sobretot, que s’hi posaren d’acord, perquè n’hi ha per a tot. Un bes enorme, bonica!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s