Reposo

Si me seguís por Facebook no sólo sabréis que estoy haciendo reposo, sino que, además, seguramente estaréis hartos de mí porque me paso el día metida en Facebook y no dejo de escribir.

A diferencia de por aquí, que estoy totalmente desconectada. Pero existe una explicación para ello. No estoy cómoda con el ordenador encima porque me paso el día acostada de lado y en Windows Phone, al menos en mi teléfono, no funciona correctamente la aplicación de WordPress. Y si entro por el navegador no me deja escribir directamente y leeros es bastante problemático si no entro directamente en cada blog. Y ahora viene la pregunta: ¿Y si no te deja escribir cómo has colgado este post? Pues porque lo estoy escribiendo en una apicación de notas y después lo pegaré en el navegador, que pegar sí que me deja.

Dicho esto, pasamos a lo más importante: mi reposo. Bien, llevo un par de semanas sin escribir los progresos del embarazo: a punto de cumplir 31 semanas (mañana) todo sigue más o menos igual.

Todo menos mi cuello uterino. El lunes fuimos a revisión con la gine privada y como sigo teniendo contracciones, me volvió a medir el cuello del útero: desde la última contracción ha pasado de 40 mm a 26 mm, así que en principio las contracciones están acortándolo.

Me llevé un susto enorme y, aunque no se habló de parto prematuro directamente, se dejó caer alguna referencia. De ahí que esté en reposo: de la cama al sofá, del sofá a la cama, aseo diario, visitas al baño y me preparo yo misma el desayuno y la merienda. Mi postura habitual es acostada sobre el lado izquierdo, que es como mejor estoy y menos contracciones tengo. Aunque lo de las contracciones va a días: el jueves tuvo unas 15 y ayer sólo 3. También es verdad que el jueves tuve que pasar unas horas fuera de casa. Además, el peque ya está en cefálica y ya hace presión (enseguida descubriréis su peso, jeje).

Estas horas las pasé en el hospital repitiendo el O’Sullivan. ¿Y por qué lo repito? Porque tras la ecografía la gine me hizo un informe para que la matrona me volviera a mandar la prueba, ya que el peque es percentil 100 en casi todo y con 30 semanas y un día ya pesaba 2.066 gramos. Todo un hombretón. Todo esto sumado al líquido amniótico aumentado: ILA de 22. Pues bien, el O’Sullivan me ha vuelto a salir bien, así que las 3 semanas de adelanto que lleva mi peque son pura herencia genética de su padre.

Lo que sí que me está pasando estos días es que noto una sensación rara por la vagina. Me pasa algunas veces cuando doy unos pasos y otras veces cuando el peque se mueve. Cada vez me hacen más daño algunos de sus movimientos, y yo creo que la sensación en la vagina es porque la presiona él al caminar y porque con los movimientos rebota su cabeza. No sé, pero quiero pensar que es normal y que no está acortando el cuello, ya que hasta ahora no lo había sentido. Por favor, si a alguien le ha pasado, que me lo diga. 😉

Pero no todo fueron malas noticias el lunes, ya que el lunes Guillem nos enamoró con su carita y sus lorzas en los muslos (no me deja colgarla desde aquí, pero en el Facebook tenéis un par de fotos).

Anuncios

2 thoughts on “Reposo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s