Médicos: urgencias y matrona

Como comenté, el martes pasado fuimos a monitores y volvimos a casa tal cual fuimos. Bueno, no, peor, ya que volví con la tensión disparada y con la orden de controlarla en casa y de volver a urgencias si en dos tomas separadas por dos horas la tensión no bajaba de 14/9. Bien, pues el jueves me tomé la tensión a las 20:30 y superaba los limites, así que esperé hasta las 22:30 para volverla a tomar y, sorpresa, seguía por encima de 14/9. Aunque tenemos el hospital a 10 minutos en coche, antes fuimos al centro de salud del pueblo para que me la tomaran allí y ver si seguía alta o era problema de mi tensiómetro. No queríamos llegar al hospital y que al tomarme la tensión todo estuviera bien, más que nada porque no me gusta dar trabajo sin motivo. En el centro de salud seguía alta, así que nos fuimos al hospital.

Me pasaron directamente a paritorio y me enchufaron a monitores y el tensiómetro me lo programaron para que me hiciera la toma cada 5 minutos. Entré con 142/92 y las siguientes tomas se estabilizaron hasta llegar a 129/77. Ya estaba bien. También me hicieron análisis de orina para ver si había proteína, pero dio negativo. En la tira salieron otros elementos un poco alterados, pero la ginecóloga no le dio la más mínima importancia, por lo que entiendo que no pueden afectarnos ni al niño ni a mí.

En esta visita, a diferencia de la de la semana anterior, en urgencias sí que me vio la ginecóloga. De hecho, vino nada más llegar para presentarse y preguntarme qué me pasaba. Después me quedé con la matrona hasta acabar con los monitores. Ambas, ginecóloga y matrona fueron muy amables y cariñosas, sobre todo la ginecóloga. Esta última, al terminar con los monitores y tener los resultados de orina, vino al box a verme, a “desenchufarme” y a explicarme los resultados de todo. Me dijo que si me volvía a pasar lo de la tensión, que me acostara 10 minutos de lado y me la volviera a tomar en esa posición. Esto no me lo dijo la gine que me atendió el día de monitores, así que me sentí un poco idiota por haberles hecho perder el tiempo, pero la gine de urgencias le restó importancia y me dijo que estaban para eso.

Después me pasó a consulta y me exploró por arriba y por abajo, ya que vio que el martes sólo me habían hecho ecografía abdominal. Por abajo me vio con un espéculo: cérvix, flujo y vagina normales; sin restos hemáticos; sin pérdida de LA; cérvix posterior largo, cerrado y formado; BI. Estas últimas siglas supongo que querrán decir “bolsa intacta”,  aunque no tengo ni idea, jejeje.

Era la hora de la ecografía abdominal: placenta NI, ILAN, bebé en cefálica, MF y FCF+, PFE 3.964 gr. Como podéis ver, entre la medición que hizo la ginecóloga del martes y la de urgencias se van casi 500 gramos, por lo que la ginecóloga de urgencias dijo que ahora es muy difícil tomar sus medidas, pero que mínimo el peso sería de 3.700 gr. y que “es grandecito”. Me hizo el informe y me mandó a casa, les volví a pedir perdón por hacerles perder el tiempo y me dijo que no me preocupara, que estaban para eso y que volviera si tenía alguna preocupación.

El viernes por la mañana teníamos cita con la matrona, que atendió entre la chica de antes y nosotros a una comercial. Que algún día hablaré de lo que me parece que los comerciales visiten a los médicos de la sanidad pública, pero ahora no es el momento. Nos atendió más de media hora después, por lo que mi marido, que tenía trabajo, entró con cara de perro y no la quitó hasta salir de allí, jejeje. La matrona me tomó la tensión: la tenía muy bien, 127/79. Me comentó que el estreptococo había salido negativo, aunque ya me lo dijeron la semana anterior en urgencias. Me pesó: este mes he subido casi dos kilos y medio, pero no me dijo nada, el mes pasado sólo aumenté 100 gramos y en total no llego a 12 kilos en todo el embarazo. Nos puso el corazón del peque y me tocó la barriga para decirme que no está encajado, pero también os digo que me dijo que tenía la espalda en otro sitio y tuvo que rectificar cuando no encontraba el corazón donde según ella tenía la espalda, jejeje.

Por último, le comenté que me había salido un puntito blanco en el pezón, así que me lo miró, lo tocó, etc. y me dijo lo que ya sabía, que era una perla de leche, pero que no iba a tocarla, que si al dar el pecho me duele ya veremos, pero que seguramente será un poco de calostro “atrapado” por un trocito de piel. Entonces decidió demostrarme cómo sale el calostro si aprietas. Le dije que hacía un par de semanas que me dolían los pechos, pero aun así lo intentó, hasta que vio que me dolía y paró.

Y éstas han sido, de momento, nuestras últimas visitas médicas. Si no me pongo de parto antes, la próxima cita la tengo el viernes en monitores.

Anuncios

5 thoughts on “Médicos: urgencias y matrona

  1. Q jaleo lo de la tensión y lo q preocupa😓. Que buena y comprensiva la gine, así da gusto que no te traten de loca cuando es algo que evidentemente no es un juego como la tensión altq y sus consecuencias. La matrona ya mejor ni opino… y cómo vaba salir Guillem con lo agusto que está en la barriga sin pasar calor, sin aguantar los besuqueos de la gente pesada y los comentarios absurdos de la gente pesada 😂😂😂 besotes cielo😘😘😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

  2. mejor que se haya quedado en un susto! a mi la tensión era lo que más me preocupaba en el embarazo por un caso cercano de preeclampsia. Al final me inducieron el parto en la semana 39 porque me subió a 14/9 y no querían arriesgarse. Pero todo salió genial. Mucho ánimo en la recta final. besossss

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s