Crisis de crecimiento

Sí, en plural. Porque ahora mismo estamos pasando por la segunda, lo que quiere decir que hemos tenido una primera. Pero vamos por partes: lo suyo es empezar por el principio. Y el principio es intentar explicar qué son las crisis de crecimiento.

Las crisis de crecimiento son etapas que se dan durante el período de lactancia para que se regule la producción de leche de acuerdo a la cantidad que necesita nuestro bebé, ya que ésta va variando a lo largo de la lactancia. Es decir, el bebé, con su succión, se asegura la leche que necesitará a partir de unos días de después, ya que a más succión más leche.

Hay varias crisis de crecimiento, pero yo os hablaré, de momento, de las que hemos pasado nosotros, que son dos. La de los 17-20 días y la de las 6-7 semanas. Aunque en nuestro caso ambas se han adelantado unos cuantos días.

Si no recuerdo mal, tuvimos la primera crisis, la de los 17-20 días, a las dos semanas; es decir, casi una semana antes. El peque se pasaba el día al pecho y cuando lo apartábamos, lloraba, muchas veces desconsoladamente. Hacíamos tomas interminables, 4-5-6 horas, de pecho a pecho y vuelta a empezar. Además, al estar tanto al pecho, regurgitaba bastante pero seguía con ganas de mamar. La verdad es que lo de las regurgitaciones, aunque ha ido a menos, seguimos teniéndolo, pero ya sabéis que Guillem es un niño de altísima demanda durante el día. De hecho, nos ha dado momentos impagables, como las veces que ha regurgitado mientras mamaba y ha vuelto todo dentro junto a la leche fresca, jejeje. Qué le vamos a hacer, tenemos un tragoncete en casa. Esta primera crisis nos duró unos tres días y después volvimos a tener una lactancia normal.

La crisis de las 6-7 semanas estamos teniéndola ahora mismo. También se nos ha adelantado unos días, ya que hoy cumplimos las 6 semanas y hace ya 4 o 5 días que estamos así. Lo que me hizo pensar que algo pasaba fue que el peque empezó a estirar las piernas mientras mamaba sin sacar después ningún aire, simplemente parecía enfadarse y estirar las piernas, lo que, por la postura en la que mama, se traduce en rodillazon en mis lados de la barriga y en las costillas. Todo muy agradable, como os podéis imaginar, porque se convirtió en una conducta que repetía constantemente, en todas las tomas.

Enseguida pensé en una crisis de crecimiento, y no me equivoqué. En esta segunda crisis también hay un aumento en la demanda, aunque en nuestro caso apenas lo hemos notado durante el día. En cambio, durante la noche sí que lo hemos notado: hemos pasado de tener que despertar al peque a las 6 horas a que se despierte él un par de veces cada 3-4 horas. Aun así, de noche dormimos todos y eso es una gran suerte.

Hay otros signos que nos indican que estamos inmersos en una crisis: el peque estira las piernas, está nervioso al pecho muchas veces, me da tirones al pezón mientras mama, solloza estando al pecho y desde ayer arquea alguna vez la espalda. Además, en nuestro caso, se han incrementado las siestas durante el día., que no sé si tendrá algo que ver o simplemente ha sido una coincidencia. Esta crisis puede durar, según ALBA, más o menos una semana. Nosotros parece que vamos mejorando y cada vez las tomas son más “normales” y los síntomas se dan durante menos tiempo.

 

 

Anuncios

6 thoughts on “Crisis de crecimiento

    1. Tengo que editar, porque en ALBA lactancia materna dice que dura aproximadamente una semana. Lo de entre una y dos lo vi en otra página menos fiable. Nosotros llevamos casi una semana y esta noche ha sido la peor: no porque demande mucho, que por la noche no lo hace ni durante las crisis, sino porque las tomas son largas y se pone tan nervioso y lloriquea tanto al pecho que lo tengo que pasar al otro para que se duerma. 🙍 Aunque hay veces que hace tomas “normales”. Tú cómo lo llevas?

      Me gusta

      1. Muchos ánimos, que todo pasa! 😉 Yo normalmente le doy sólo de un pecho porque o se queda dormido o se separa del pecho y no busca más. Durante el día pide tanto que si le diera de los dos no podría ni levantarme al baño! XD Sólo lo cambio de pecho si está mucho rato con lloros o estiramientos. Un beso!

        Le gusta a 1 persona

  1. Mi niña es tan tranquilona que hasta ahora, no he notado ninguna crisis. Con mi hijo el mayor sí que las noté, era también tragón y regurgitaba muchísimo (igual que Guillem, era capaz de regurgitar y comer a la vez), pero con Ranita, hay días un poco más revueltos, tomas en las que está más nerviosita, pero así un patrón de varios días malos no hemos tenido por ahora…cruzaré los dedos!

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí los días de crisis no me han parecido malos en exceso, supongo que porque estoy acostumbrada a tenerlo siempre al pecho, de manera que durante las crisis basicamente hemos hecho tomas larguíiiiiisimas, pero no mucha más cantidad. Un besazo, guapa!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s