Atonía uterina

La atonía uterina es la razón por la que estuve separada de mi hijo tras su nacimiento durante 5 horas. Ni suena bien ni es bonito pasarlo. Y ya os digo que podría haber sido mucho peor, pero todo se quedó en un susto y en una dolorosa separación forzada de mi hijo.

Antes de saber qué fue lo que me pasó, porque las ginecólogas y demás personal sanitario que se reunía a mi alrededor sólo decían que era porque tenía el útero grandísimo y en el informe de alta tampoco consta, me culpé por lo que pasó. Llegué a pensar que sin cesárea no habría pasado. Pero no, me habría pasado igualmente. Y es muy posible que si tengo otro hijo me vuelva a pasar. Dan ganas de volver a parir, ¿eh? 😉

Pero vamos por partes. ¿Qué es la atonía uterina? Pues es la imposibilidad del útero de volver a su tamaño por si mismo. No se dan las contracciones necesarias para que esto ocurra, de manera que se hacen maniobras manuales (en mi caso me apretaron muchísimas veces y con muchísima fuerza la barriga) y medicalización para crear estas contracciones tan necesarias.

Mientras, se sangra mucho, más de la cuenta, y esto es lo que alarma al personal, que ve que algo no va bien. Y es lo que te alarma a ti, porque por sus caras sabes que algo no va bien. Y preguntas, pero al principio parecen no escucharte, hasta que insistes tanto que te dicen: “Tienes el útero demasiado grande y sangras mucho. Esto a veces pasa”. ¿Que esto a veces pasa? ¿Dónde? Porque yo no conozco a nadie, piensas. Y no, no conoces a nadie, y en ese momento no sabes qué te puede pasar e incluso en un momento, cuando tienes las convulsiones, crees que vas a morir. Y te duele, no por ti, sino por tu hijo, que tiene derecho a conocer a su madre.

Los minutos de las convulsiones se hacen eternos. La tensión, altísima. Te ponen suero para calentar y una manta con ventiladores de aire caliente y poco a poco vad recuperándote. Ahora sé que en caso de atonía uterina esto suele pasar, por lo que supongo que tiene relación con la medicación que te ponen.

Y te dicen que tu madre va a entrar, porque está histérica y llora y pregunta por ti y piensas: “Coño, ¿cuánto hace que estoy aquí para que mi madre esté así?”. Y cuando entra lloráis las dos porque dentro de lo malo sigues ahí, te puede tocar y le puedes sonreír. Y le preguntas por tu hijo, por tu padre y por tu marido. Le dices que corra a decirles que estás bien, que pronto irás a estar con ellos.

Y al final te dicen que ya puedes volver, incluso sin haberte sacado sangre para la reserva. Y te alegras tanto que ni preguntas qué te ha pasado. Y por fin, tras 5 horas, te reúnes con tu hijo, tu marido y tus padres: lo más importante de tu vida, tu tribu.

Sí, fue duro. Y en realidad no sé si hubiera sido mejor saber qué me pasaba, aunque creo que sí, porque la información te permite manejar mejor las situaciones, desde el conocimiento. Aun así, si alguien no quiere informarse, que deje ahora de leer, ya que voy a comentar las causas y los riesgos de la atonía uterina.

Las causas son varias. Éstas son las más comunes en caso de atonía uterina precoz (cuando se da aún en el paritorio o, como en mi caso, en la sala de reanimación):
– Embarazos múltiples.
– Bebés muy grandes (ésta fue mi causa).
– Expulsión de placenta tardía.
– Atonía uterina previa.

Las posibles complicaciones se dan si no se solventa el problema con masajes manuales (que no sé qué tienen de masajes los apretones de puño sobre la barriga) y con oxitocina sintética. Lo más normal es que se solucione y pare la hemorragia, porque el 70% de las hemorragias postparto se deben a la atonía, pero de no solucionarse se recurre a una operación quirúrgica o incluso a una histerectomía. Si se pierde mucha sangre, te hacen transfusiones. En los peores casos, puede incluso ser una causa de muerte, aunque no es normal en los países desarrollados.

Y hasta aquí mi conocimiento sobre el tema. ¿Te ha pasado a ti? ¿Conoces a alguien que haya sufrido atonía uterina?

Anuncios

9 thoughts on “Atonía uterina

  1. Quin patir bonica… es per espantar-se molt, sobre tot pel que dius, que acava de nèixer el teu fill i et necessita. Ara llegim la història amb final feliç, però aquelles hores devien fer-se eternes per tu i pels qui t’esperaven… Buf, que bé que estiguis saneta i amb la teva tribu bonica! ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. La veritat és que vaig perdre la noció del temps i en eixir d’allí em pensava que havia passat menys temps. Però només pensava en Guillem, ens necessitàvem els dos, ell més a mi que jo a ell, però jo també el necessitava. I pensava en el meu home, en ma mare i en mon pare, que de mon pare no m’havia ni acomiadat abans d’entrar a quiròfan. Encara plore quan ho recorde. Per sort, tot ha acabat bé, però són coses que la majoria desconeixem i que quan te les trobes fan por. Perquè jo sabia moltes coses, m’havia informat molt, però no sabia què era l’atonia uterina.

      Le gusta a 1 persona

      1. Es clar, no podem arribar a informar-nos tant per a saber tot el que ens pot passar. Ha de ser molt angoixant per tots passar per això. Plora-ho tot el que calgui, perquè necessites sanar-ho, va ser un gran shock, per sort, amb final feliç 🙂

        Le gusta a 1 persona

  2. Ains que mal lo habras tenido que pasar en todos los apectos tsnto fisico como psicologico por el estar separada de tu niño y tu familia. Es bueno informarse de que estas cosas pueden suceder anque no pensar en que va a pasar. Muy buena info xq haces saber que no todo el monte es oregano tsnto en el embarazo, parto y postparto. Besotes

    Le gusta a 1 persona

  3. Ains amiga, te leo desde el taller de lactancia los niňos de carmen, y si, se pasa muy mal, yo no supe que tenía hasta que me dieron de alta una semana después y la ginecóloga me dijo que había estado a punto de irme…3 bolsas de sangre me transcurrieron…yo ya deje de oír y ver, me sentí muy mal, tuve miedo cuando me quedé embarazada por segunda vez incluso mi marido y yo hicimos planes por lo que pudiera pasar…pero llego el segundo parto y fue maravilloso!!!! Nada de atonía aunque yo llame como 25 veces a la matrona en el postparto porque sangraba y estaba muerta de miedo, pero era lo normal…. No tengas miedo, mi primer parto también fue vaina y allí estaba la dichosa atonía, tu segundo parto será estupendo si así lo deseas ☺☺☺

    Le gusta a 1 persona

    1. Laura, guapa, siento muchísimo por tu primera experiencia y me alegra muchísimo (y me esperanza también) la segunda. A mí no me pusieron sangre, pero me hicieron un banco por si era necesario. Recuerdo ese momento porque vi que la cosa era seria. Nadie me explicó nada. Y el de las convulsiones, ahí creía que me moría. Fue el peor momento que he vivido nunca. Ojalá si tengo un segundo parto sea como el tuyo. Gracias por pasarte, por leerme y por comentar. Un beso enorme!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s