Nuestra lactancia II

Hace semanas publiqué cómo habían sido nuestros inicios con la lactancia y cómo seguíamos con ella (lo podéis leer aquí). Como dije, las pezoneras salvaron nuestra lactancia, pero ahora sé que el desconocimiento de las profesionales de todos los rangos que me vieron en el hospital (enfermeras, matronas y pediatras) podrían haber acabado con ella sin haberla empezado por, quiero pensar, puro desconocimiento, aunque cuesta creer que no conocieran una solución tan simple y tan efectiva habiendo visto tantos casos.

Sea como sea, las pezoneras posibilitaron que mi pequeño descubriera su mayor vicio. Entiéndase vicio como placer indescriptible del que es difícil separarse. Porque eso es el pecho para mi niño: lo que más le gusta del mundo. De ese mundo reducido que conoce: teta, brazos, besos, paseos, canciones, caricias… De todo eso lo que más le gusta es la teta, incluso más que mis miradas y mis sonrisas. Es un niño pegado a una teta durante el día y guardián de una teta durante la noche. 😛

He tenido casos cerca de lactantes gustosos con la teta, de lactancias hasta casi los dos años… pero ya os digo que ninguno miraba la teta ni se aferraba a ella como mi niño. Lo de mi hijo por el pecho es amor puro, pero amor del bueno. Tanto es así que su padre cada vez que lo ve mamar lo dice y mi suegro le recuerda que me va a dejar chupadita del todo, jejeje. Si por él fuera se pasaría el día enganchado al pecho y son pocas las veces que se separa del pecho sin quedarse previamente dormido chupando. Incluso hay veces que lo tengo que apartar yo porque se pone a jugar con el pezón y no quiere ni necesita más pecho, simplemente quiere jugar y me muerde; también hay veces que lo aparto porque empieza a regurgitar sin parar porque está tan lleno que no puede más, pero él sigue enganchado porque no tiene medida.

No tiene medida ni ganas de tenerla, ya os digo que si por él fuera nos pasaríamos el día al pecho, y es que es una extensión de mi cuerpo y yo del suyo, porque somos dos en uno. XD Pues eso, que os he soltado todo este rollo porque quería dejar claro que lo de mi hijo con el pecho es amor incondicional. ¿Y por qué quería dejarlo claro? Porque agradezco haber usado pezoneras (es verdad que por donde hablas pasas, porque yo era antipezoneras y al final éstas han salvado nuestra lactancia), porque creo que ha sido el mejor regalo que le he podido hacer a mi hijo. A veces me planteo que toda esa felicidad no la habría tenido sin teta, pobrecito mío.

Bien, hace unos días que no usamos pezoneras en ninguna toma. Y hace casi un mes que empezamos a usarlas sólo en algunas tomas. Fue en una toma cuando probamos a quitarlas y todo fue como la seda. ¿Cómo lo conseguimos? Pues fuimos a ver a mi matrona del centro de salud. Ella lleva el grupo de lactancia de la zona, pero como me era muy complicado asistir con un peque tan pequeño y estaba en casa de mis padres y teníamos que ir en coche, decidí coger cita con ella un viernes y allá que nos plantamos el peque, mi marido y yo. Queríamos presentarle a Guillem y que nos revisara el agarre y la postura, aunque ya sabíamos que estaba bien.

Entramos mamando y cuando vio que usaba las pezoneras puso el grito en el cielo. Que me quitara eso a la de ya, que eso no me hacía ningún bien y que así lo único que podía conseguir era que el niño no me vaciara el pecho. Le dije que lo vaciaba igualmente, ya que tiene muchísima fuerza y lo hacía. Igualmente, me dijo que me las quitara y me dijo que me cogiera el pecho como si fuera un sandwich, con dos dedos, y que se lo ofreciera así. Oye, mano de santo, se cogió perfectamente. La matrona me dijo que siguiera usando las pezoneras si se ponía nervioso.

Desde entonces usamos las pezoneras dependiendo del momento. El nene se agarró estupendamente al pezón, así que durante el día sólo las usaba si quería dormirse y no podía, ya que hacía tomas larguísimas, de entre una y dos horas (incluso más), y me irritaba los pezones (de esto hablaré después) y con las pezoneras al menos se cansaba un poco antes y se dormía. También las usaba en las tomas nocturnas, ya que al despertarse tan poco, la primera toma tras dormirse y la segunda (que normalmente coincide con la primera de la mañana) eran tomas con pechos muy muy llenos y aún no controlaba el flujo de leche y al salirle demasiada (hay que pensar que chupa con la misma fuerza que con pezoneras y sin le cuesta menos y saca más) regurgitaba más de la cuenta e incluso se atragantaba.

Ahora llevamos dos o tres días sin pezoneras, en ningún caso, tampoco si se tira una hora o más mamando. Ya regula más el flujo del pecho a base de tirones -que, por cierto, ¡qué dolor!- y va haciendo paradas para coger aire, porque si no se atraganta y ya va aprendiendo, jejeje. Si no lo hace, cuando veo que le reglota la leche o tose porque se atraganta, lo aparto unos minutos del pecho para que le “repose” la leche que ha tomado y no la regurgite y después lo vuelvo a poner y sigue mamando tan tranquilo. Pero come más de lo que puede retener, por eso regurgita con tanta frecuencia.

Con respecto al dolor que sentía, sigo teniendo en algunas tomas al principio porque aún los tengo irritados, y no me extraña porque con lo que chupa este niño la fricción es continua. 😉 El dolorcillo que siento al final creo que sé por qué es: porque cuando se empieza a dormir o deja de tener interés en la succión chupa peor, no sé si cierra un poco la boca o me muerde con las encías (últimamente se muerde el puño y nuestro dedo o nudillo si se lo ofrecemos), pero si al darme cuenta lo aparto tranquilamente sigue durmiendo o no se queja pero yo ya no tengo dolor de pezones.

Así pues, 68 días después puedo decir que tenemos una lactancia plenamente feliz gracias a las pezoneras en primer lugar y, en segundo lugar, a la matrona de mi centro de salud.

Anuncios

5 thoughts on “Nuestra lactancia II

  1. Quin delit té en Guillem! i que bonic… no deixa de ser-ho, quan més temps passa, més m’agrada donar pit! Els calma, els consola, els relaxa, els alimenta, els dona defenses, seguretat, escalfor… i plaer! quan en Biel posa els ulls en blanc en agafar el mugró sembla drogat, es queda extasiat!
    Es genial que hagueu mantingut la lactància, realment se’n hauria pogut anar a norris, però la vau lluitar, i en teniu la recompensa… en Guillem enamoradet dels teus pits ^_^
    Jo tambè era anti mugroneres… quan em moría de mal amb les clivelles, pensava que les mugroneres farien que rebutjés el mugró i s’oblidaria de succionar bé… Vaig plorar molt i sentir-me molt malament perquè per evitar el mal, pensava que estava carregant-me la lactància. Res més lluny, des de la primera presa amb elles, en Biel va menjar la quantitat que necessitava, va començar a guanyar pes, i va acabar el dolor. Les necessitàvem, amb el frenet era impossible la succió, i com a vosaltres, ens van salvar la lactància.
    Una mica radical la teva llevadora amb les mugroneres no? Però realment us ha ajudat més que els altres. La meva assessora de lactància em va dir que les mugroneres d’ara no interfereixen tant en el bon buidat del pit i la succió com les d’abans al ser tan fines. Molta gent les té demonitzades, però no, han canviat molt cap a bé 🙂
    Tambè em pensava que mai podriem deixar-les, i al final, se les va treure ell mateix quan va veure que no li calien! I si, la tècnica de sànvitx es molt efectiva, perquè agafin sense elles!
    Això de que no tingui fons, anirà estabilitzant-se. Que s’afartin i treguin, es part de l’aprenentatge, l’autoregulació, i l’estimulació de la producció. Segur que sempre serà un golafre, i sent tan gran, amb raó, necessita més calories, però poc a poc, hi haurà vida més enllà de les preses interminables de teta… Però en seguirà enamoradíssim! 😉
    M’encanten les històries d’amor de nadons i pits plens de llet, sou preciosos!
    Per molts anys de feliç lactància 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. Síiiiii! A mi també m’encanta, sobretot ara, sense plàstics pel mig i sense dolor. Només veure-li la careta ja s’ho val tot. I ara, des que somriu mentre mama i em mira… ❤ ❤
      El meu nebot ha mamat fins als 20 mesos i jo els animava a seguir-hi, perquè ell també estava enamorat del pit. De fet, ara quan Guillem mama ell es posa a la punteta del sofà, em mira i em diu: "A mi, a mi…", angelet meu.
      Guillem cada dia trau menys, ja va controlant, però els primers dies sense mugroneres era un no parar, pobre. Però ja et dic que Guillem em buidava els pits amb mugroneres també i que el mal del pit dels primers dies me'l va fer per xuclar tan fort, que la matrona no s'ho vol creure, però el xiquet ha seguit mamant igual, en la mateixa postura i amb el mateix "agarre" (que ja sabia que era bo fins i tot abans que li'l miraren perquè m'hi havia informat molt) i es van curar així, per tant, el xiquet mamava bé i el mal va ser perquè duia dos dies sense menjar i em va xuclar tot el calostre en deu hores desesperat i si tenia força sense fam, imagina't amb fam… hehehe. Però, com en el vostre cas, ens van salvar la lactància i és fantàstic, perquè no sé jo què faria ara sense anar amb el pit fora tot el dia, hahaha!
      Enamorats ells i enamorades nosaltres, què més podem demanar?

      Le gusta a 1 persona

      1. Ai pobret, el teu nebot encara se’n recorda de la teti! Que dolcet ❤
        Es clar, ara en Guillem ha reajustar-se a fer pit sense mugronera, però poc a poc… anirà controlant la quantitat, la força, i tot rodat!
        I si, encara que siguin megademandants i ens poguem saturar de que ens necessitin tant… no se que fariem sense teti! Es un recurs molt útil i ens salva tants cops al dia… enxufes al nen a la teta, i s'ha acabat qualsevol problema que tinguès, es màgic!
        I el vincle es tan profund i íntim… no ho canvio per res!

        Le gusta a 1 persona

      2. A nosaltres ens salva, com supose que a vosaltres i a tots els que donen pit a demanda, cada vegada que fa mala cara o basqueja: ens enxufem i tot arreglat, hehehe. Jo tampoc ho canvie, perquè el veig disfrutar tant que m’encanta, i sense mugroneres més encara. ❤ ❤ ❤

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s