Hasta el coño II

Sí, vuelvo a la carga. Y hoy le dedico el Hasta el coño de la semana a dos mujeres en especial: dos de nuestras vecinas. Sé que ya he hablado de ellas, pero no recuerdo si por aquí o en Facebook. El caso es que, aunque nos llevamos muy bien y son una gracia de personas, son de dar su opinión sin que se la pidan y yo soy ya de estar hasta el coño de ellas y de sus comentarios.

Vamos a llamarlas Vecina 1 y Vecina 2. La Vecina 1 tiene unos 45 años y un niño de 5. Siempre que me ve con el carro me dice que muy bien, que allí van muy a gusto; cuando le digo que a mi hijo no le gusta y que dura poco en él y por eso siempre llevo el fular detrás, me dice que muy mal, que tengo que acostumbrarlo a ir en carro y que no puedo sacarlo siempre que se queje, porque más adelante me voy a arrepentir porque pesará demasiado.

Las primeras veces le contestaba, pero ya paso y la dejo con la palabra en la boca. Es que no os lo he dicho: siempre repite lo mismo. Como si tuviera que llevar ella a mi niño en brazos, ya ves qué coño le importa. Dice que a ella también le gustaba llevar a su niño en la mochila, pero que lo acostumbró al carro porque era más cómodo. Ya, claro, le gustaba y por eso lo obligaba a ir en el carro aunque llorara para que lo sacaran.

Pues desde hace un par de semanas tiene una nueva obsesión: el llanto de mi enano. Dice que un día oyó a un bebé llorar y que era mi hijo. Ya le expliqué la semana pasada que era imposible que fuera mi hijo no porque no llore prácticamente, sino porque ese día no habíamos estado en casa. Pues nada, oye, ella erre que erre y que oyó al nene llorar. Esta semana me lo ha vuelto a decir y al decirle mi marido que el niño apenas llora y que si no está enfermo es difícil oírlo dijo: “Porque tampoco lo dejaréis llorar mucho”. Pues no, mira, intentamos no dejar que llore porque sí. Y si fuera un niño que llorara tampoco lo dejaríamos llorando hasta que se cansara, lo abrazaríamos e intentaríamos calmar, porque se trata de que sepan que estamos ahí siempre. No quiero que mi niño crea que nadie le hace caso aunque lo esté pasando mal.

La verdad es que no sé qué coño le pasa a la gente con el tema del llanto de los bebés y con dejarlos llorar. ¿Para qué, con qué fin, tengo que dejarlo llorar aunque sea 1 minuto si puedo atenderlo? 

Su marido, la primera vez que vino a vernos, en plena cuarentena y con el nene mamando, me dijo que lo malo (lo malo, sí) de dar de mamar era que no sabías cuánta cantidad comía el bebé. Mi cara era un poema. Pues la cantidad que necesita, ni más ni menos. Ahora, cuando nos ve siempre le pregunta al niño que qué le doy para estar tan grande. Teta, eso le doy. En fin.

Creo que se sienten atacados por nuestra actitud, como si no estuvieran completamente seguros de cómo criaron ellos a su hijo y por eso quieren que los demás lo hagamos igual, para no autocuestionarse.

La Vecina 2 tiene una hija y una nieta. Ronda los 60 años y ha dado su opinión sobre todo absolutamente: tápalo que tendrá frío (en pleno agosto a 40 grados), cubre el carro con la muselina para que no le dé el sol o se quemará (en pleno agosto y a 40 grados), úntale el chupete con tu leche y verás como así sí que lo coge, ningún niño quiere chupete si no le obligan, tienes que ponerlo en el carro aunque no le guste, se va a acostumbrar a que siempre lo lleves en brazos…

Pero hay una pregunta que me repite constantemente: ¿Ya se porta mejor? Ahí mi cara cambia y me pongo enferma. Siempre es la misma conversación, idéntica:

Vecina 2: ¿Ya se porta mejor?

Yo: Siempre se ha portado bien.

Vecina: No, no, pero quiero decir si ya no quiere estar tanto contigo.

Yo: Conmigo es con quien tiene que estar.

Que si ya no quiere estar tanto conmigo, dice, que eso es portarse mal. Es acojonante el pensamiento de algunas personas. Y hartica me tienen con tanta recomendación. Cuando se enteren que hacemos BLW y ya le hemos dado huevo me crucifican. 😂😂

Anuncios

4 thoughts on “Hasta el coño II

  1. Supongo que ellos creen que son los veteranos y su camino fue la elección sabia y correcta. 🙂 Ni caso, yo de los vecinos estoy hasta los o…. Cada vez que ven a Alicia no paran de decir que bebé tan preciosa! Y va de rosa! Un abrazo,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s