1 año desde que te fuiste

Hoy hace un año que mi abuela se fue. Se fue físicamente, porque jamás nos dejará. No ha habido un sólo día que no haya pensado en ella, ni uno. Recuerdo la última vez que la vi, en el hospital, ya estaba muriendo. Y ella lo sabía, y aun así nos recibió con una gran sonrisa y hablamos con un fondo de despedida que ahora se me hace amargo pero entonces llenaba de ternura la habitación. No puedo evitar llorar cuando lo recuerdo. No puedo evitar recordarla. 

La recuerdo y le hablo de ella a mi hijo. Porque no hay nada que lleve peor que el hecho de que no se hayan conocido físicamente. Aunque sé que mi abuela nos cuida y que desde donde esté le dice a mi niño que ya es muy mayor para seguir mamando, que ya empieza a ser vicio (y ya os digo que sería la única persona a la que le permitiría decirme que mi niño mama por vicio, y ojalá pudiera permitírselo), no es lo mismo. No es lo mismo que tocarla y besarla, que verla disfrutar de mi hijo. Daría lo que fuera porque pudiera coger en brazos a mi hijo aunque fuera una vez. Lo daría todo.

La echo tanto de menos… Et vull molt, uela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s