11 meses

En primer lugar, siento no estar por aquí y leeros tanto como me gustaría, pero Guillem me ocupa todo el tiempo que tengo y las horas que duerme las aprovecho para trabajar un poco, que estoy haciendo un libro de texto. Pero no vengo a hablaros de mí, vengo a hablaros de mi cachorro, que ya tiene 11 meses. 11 meses que se me han hecho cortísimos y que siento que no he aprovechado del todo.

Mi cachorrillo pesa más de 11 kilos y medio y, según pruebas caseras, mide casi 80 cm. Tiene el pelo cada día más largo y rizado, y de un color cobre que con el sol se torna dorado. Tengo un bebé precioso, que lo sepáis.

Sigue con lactancia materna casi exclusiva, ya que la AC de momento no le tira demasiado, aunque le sirve para experimentar muchísimo. La fruta es lo que más le gusta y ya hemos salido unas cuantas veces comiendo en la bandolera.

Como ya intuíamos, le han diagnosticado alergia al huevo y al plátano, aunque no descartamos que haya más alimentos que le sienten mal. Tengo pendiente un post sobre el tema.

Sigue gateando cual centella, camina agarradito a los muebles y si se suelta sin darse cuenta aguanta unos segundos de pie. Sabe soplar el silbato y ya ha empezado con la melódica. Sabe decir adiós con la mano y hacer la vaca, el pato, el pájaro, el pez, el perro y la oveja. Baila moviendo medio cuerpo y la cabeza. Le encantan los libros y jugar a meter y sacar cosas de los sitios.

Le encanta hablar y con mi madre mantiene unas conversaciones que ya querría yo entender. Se pone cualquier cosa en la oreja (a veces en la nuca) a modo de teléfono y dice algo así como “qui?” (¿quién?). Sabe decir que no hablando y con la cabeza. Sabe donde tiene la barriga y es un experto en ombligos (los busca hasta por debajo de la ropa). Cuando oye “mamar” o “teta” se abalanza sobre mis pechos. Le gusta dar sustos a los demás, y que le mordamos la barriga.

Seguimos yendo a matronatación y parece que ya ha perdido la vergüenza, porque es un niño muy vergonzoso. Le gustan los animales, menos los perros que ladran, esos lo asustan. Sabe bajar de la cama y del sofá, aunque prefiere que lo bajemos nosotros. Le encanta la piscinita que le hemos puesto en casa de mis padres.

El coche sigue sin entusiasmarle y el carro lo tenemos guardado. No hay nada como ir pegadito a mamá. Ahora se queja cuando le quitamos algo o la cambiamos de sitio, aunque es fácil de contentar y enseguida se entretiene con cualquier otra cosa.

En definitiva, tengo un hijo maravillosos al que sólo le puedo agradecer que nos haya escogido como padres. Aún no entiendo cómo he podido vivir tantos años sin él…

Anuncios

2 thoughts on “11 meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s